La cebada argentina gana más peso en el mercado mundial

 

El cultivo de cebada en la Argentina se ubica en el tercer lugar de importancia en la producción de cereales, por debajo del maíz, el trigo y el arroz. Además, se destaca por su excelente calidad, resultado de las condiciones ambientales, el uso de genética y una muy buena aplicación del paquete tecnológico.

 

“La cebada argentina se caracteriza principalmente por su excelente calidad, combinando inmejorables condiciones ambientales, el uso de genética de punta a nivel mundial y una muy buena aplicación del paquete tecnológico, que incluye saberes e insumos”, afirmó Fernando Giménez, coordinador del Programa de Cereales y Oleaginosas del INTA.

 

“La producción aumentó desde 1.700.000 toneladas en 2009/10 a 3.800.000 toneladas en la campaña 2019/20, con picos de 5 millones de toneladas en los ciclos 2012/13 y 2013/14”, dice Giménez

 

En la Argentina, la cebada incrementó su producción de manera significativa hacia finales de la primera década del 2000 por varios motivos. “Este proceso estuvo impulsado por el reemplazo al trigo, mayor rentabilidad en el sistema con soja de segunda y la apertura del mercado de cebada forrajera, como consecuencia de la gran sequía que afectó Rusia y Ucrania en el año 2010”, sostuvo Giménez, quien también es Jefe del Grupo de Mejoramiento y Calidad Vegetal de INTA Bordenave.

 

Mejores suelos, más tecnología

En todos estos años se incrementó la superficie cultivada en la Argentina, pero en mayor medida creció la producción como consecuencia del desplazamiento de la cebada hacia zonas de mejor nivel productivo, como el sudeste bonaerense. Y también por la incorporación de tecnologías e insumos, lo que permitió que se incrementen sustancialmente los rendimientos nacionales.

 

“La producción aumentó desde 1.700.000 toneladas en 2009/2010 a 3.800.000 toneladas en la campaña 2019/2020, con picos que llegaron a 5 millones de toneladas en las campañas 2012/2013 y 2013/2014”, asegura Giménez.

 

“Respecto de la superficie sembrada, en las campañas 2010/2011 y 2011/2012 se pasó de 755.000 a 1.170.000 hectáreas respectivamente; obteniendo un pico en la superficie en la campaña 2012/2013, que llegó a 1.800.000 hectáreas. Desde ese período hasta el momento, la superficie sembrada de este cereal oscila en 1.200.000 hectáreas”, señaló el Coordinador del INTA.

 

De exportación

En la última campaña, el 60% del grano de cebada fue destinado a la exportación y los principales destinos se refieren a la industrialización del grano como malta de cebada, insumo primario en la obtención de cerveza, y al uso del grano como forraje para el suplemento animal. “En nuestro país, el total exportado fue de 2.500.000 toneladas, de las cuales 1.100.000 fueron destinadas al sector cervecero y 1.400.000 al mercado forrajero”, destacó Giménez.

 

Los principales países compradores de cebada cervecera argentina son Brasil, Colombia y China. Mientras que los compradores de grano de cebada con destino forrajero son Arabia Saudita, China y los Emiratos Arabes Unidos.