89 años cerca del productor agropecuario

La Cooperativa Agraria de Tres Arroyos cumple 89 años y ya de por si es un motivo para celebrar. Más aún por cómo llega a las casi nueve décadas: consolidada como una de las entidades más pujantes de la provincia de Buenos Aires y con potencial para seguir creciendo y mejorando los servicios para sus asociados.

“La gran virtud de la cooperativa es haber sabido evolucionar. Porque como todas las empresas del país, en todos estos años ha tenido sus altibajos, pero en esta última etapa supo hacer las reformas continuas para mantenerse y crecer”, indicó Pablo Vassolo, presidente de la entidad desde 2009, en la última charla mantenida con La Voz del Pueblo.

“Nosotros vivimos del servicio que brindamos. Somos una empresa de servicios en realidad, entonces tenemos que aggiornarnos permanentemente para mantenernos competitivos y no quedar fuera del juego”, explicó Vassolo.

En este sentido, el presidente comentó que la entidad “continuamente está invirtiendo y tratando de mejorar la logística año a año”.

Historia

El 31 de julio de 1932, en plena crisis económica mundial, surgió la primera cooperativa netamente agropecuaria asentada en la ciudad cabecera del distrito. Lo hizo, como otras que ya actuaban en localidades del partido, con el apoyo de la Asociación de Cooperativas Argentinas y de La Previsión Cooperativa de Seguros.

Se llamó la flamante entidad Cooperativa Granjera de Tres Arroyos, porque ese era su objetivo primordial: agrupar exclusivamente a los granjeros, impulsando su muy modesta actividad, tanto que algunos de los recuerdos iniciales habla de cómo a veces se entregaba media docena de huevos a muchas cuadras de la sede de la cooperativa, dentro de su empeñosa gestión.

Sus primeros años de vida la entidad los hizo con el nombre de Cooperativa Granjera de Tres Arroyos. En 1937 tomaría su designación actual

 

El primer presidente fue Juan Bautista Etcheverry, quien se alejaría del cargo en noviembre de ese mismo año, asumiendo el vicepresidente, David Levitus.

La contribución, especialmente anímica, de un grupo de cooperativistas de Tres Arroyos, hizo que se revirtieran las cosas y la comercialización de granos fue el camino elegido para nivelar el muy humilde presupuesto inicial. Nadie pensaría seguramente en ese momento, que la entidad llegaría a comercializar 540.000 toneladas de granos, el mayor volumen dentro de la Asociación de Cooperativas Argentinas, en el ejercicio cerrado en 1998.

Sedes

La CATA luego de utilizar dependencias de la Sociedad Rural de Tres Arroyos, instaló su primera sede en un edificio arrendado a la señora viuda de Lagarde, situado en calle Pedro N. Carrera 556; de allí se trasladaría a otro emplazamiento más céntrico, en calle Istilart 202 esquina Brandsen; y más adelante, a su primer edificio propio, en Falucho y Pellegrini.

En 1977 se habilitó el actual edificio de avenidas San Martín y Ameghino, una gran estructura que sigue siendo su sede central, además de contar con otras dependencias, así como sucursales en varias localidades de la zona.