La Agrícola Ganadera, 95 años de garantía

La firma creada por productores y emprendedores ganaderos cumple hoy nueve décadas y media. En su larga trayectoria atravesó buenos y malos momentos, sus integrantes aseguran con orgullo que “hoy sigue siendo sinónimo de seriedad y cumplimiento”. Historia y presente de un símbolo de Tres Arroyos

 

El prestigio es su principal activo. La Agrícola Ganadera cumple hoy 95 años de trayectoria y sigue siendo sinónimo de seguridad, garantía y confianza en negocios ganaderos. “Hablas con cualquiera y al mencionarle a ‘La Agrícola’ te dicen que es una casa seria. Se fundó en 1926, pasó la crisis del 30, devaluaciones, gobiernos de todos los colores, y sigue con el mismo prestigio. Quiere decir que se han hecho bien las cosas”, comenta Gastón Haugaard, nieto e hijo de presidentes del directorio de la tradicional consignataria y quien en octubre ocupará el mismo cargo.

La historia de La Agrícola Ganadera de Tres Arroyos empezó el 15 de agosto de 1926, en el Hotel Puchulu. Un grupo de hacendados de la zona decidió constituir una sociedad con el propósito de establecer en la ciudad una casa de consignaciones, remates, comisiones, corretajes y negocios en general. El objetivo buscado era operar con independencia, fomentar las transacciones e industrias agropecuarias y facilitar el más rápido giro en el desenvolvimiento de sus negocios. Fueron más de 200 los socios que suscribieron aportes y ante tal magnitud de inversores se debió adoptar la forma jurídica de sociedad anónima.

La firma hoy. Tomás Romero, Carlos Uzcudún (vicepresidente), Gastón Haugaard (futuro presidente), Alejandro Massigoge (presidente actual), Claudio Gaut, Oscar Souto, Jorge Cosentino y Daniel Alonso (gerente)

A 95 años de aquel acontecimiento, y con orgullo, Haugaard asegura: “Para mí es un desafío que me hayan elegido como futuro presidente, es una tradición familiar, y me da satisfacción poder colaborar con esta casa”.

Y agrega: “Me va a tocar continuar con la adaptación a los nuevos mercados y nuevas formas de comercialización y seguir respondiendo para que La Agrícola continúe hacia adelante y siendo la fuente de ingreso de cinco familias”.

En este sentido, Gastón indica: “A partir de la pandemia se aceleró la implementación de la venta on line, del streaming, hoy en diez minutos vendes una vaca a un cliente de cualquier lugar del país. Y si bien es cierto que se pueden hacer más negocios, también lo es que hay mucha más competencia”.

No sólo en el directorio hay integrantes que tienen sentido de pertenencia con la firma, también eso se da en el personal: Daniel Alonso, gerente general desde hace tres años, en enero cumplió cinco décadas en la firma. Del resto de los cuatro empleados, Claudio Gaut y Oscar Souto acumulan 42 años de antigüedad; mientras que Jorge Cosentino y Tomás Romero ingresaron en 2020.

Las autoridades de La Agrícola en 1976, al cumplirse el 50 aniversario de la firma

La feria

En su historia más reciente, la entidad debió enfrentarse al cambio en el sistema de operaciones comerciales en lo que a la hacienda refiere y eso significó que dejara de dar sus tradicionales remates feria mensuales. “El desplazamiento en la zona de la ganadería por el boom de la agricultura y la disminución en la cantidad de productores pecuarios, fueron razones fundamentales para que ya no fuera necesario realizarlos”, indicó Carlos Uzcudún, hoy vicepresidente del directorio y quien fuera gerente por más de 50 años.

La actividad en la feria la firma la estableció en San Cayetano, allí desde febrero de 2004, realiza dos remates anuales. “En junio realizamos la venta número 37. San Cayetano es una plaza interesante, responde bien, y hay mucha gente que le gusta y que necesita la feria. Es una buena alternativa para la gente que tiene poca hacienda”, dice Alonso.

Fiel testigo de otra Argentina, revisar los balances de los primeros años de vida de La Agrícola genera sensaciones varias. Hay registradas decenas de ventas de más de cinco mil ovejas, por ejemplo, y luce todavía con tinta bien clarita, como gambeteando el paso del tiempo, la primera operación que se registró en libros: “Raggio y Defferarri (vendedor) – Francisco Basabe (comprador)”. La operación se realizó en Lobería y por un monto de 40 pesos cada una, fueron comercializadas 83 vacas al corte. La firma se terminaría convirtiendo en una marca registrada para el sector ganadero de la región.

Un aviso de remate de 1935, del desaparecido diario La Hora

En la despedida, Alejandro Massigoge, actual presidente del directorio (dejará el cargo en la asamblea de octubre), hace extensivo el saludo para todos los clientes que siguen confiando en La Agrícola Ganadera, “muchos de ellos son nietos o parientes de los primeros que han operado con la firma en los comienzos”. Ese es el indicador que los 95 años que cumple “La Agrícola” son su mejor garantía.

Nombres

A lo largo de los 95 años de trayectoria fueron muchos los apellidos que junto al personal hicieron que La Agrícola se convirtiera una consignataria referente de la zona. Acá, un repaso de ellos:

– Los presidentes

Valentín Bustillo, José Gallegos, Pedro Errazti, Valdemar Haugaard, Luis Vizzolini, Emilio Vassolo, Alberto Haugaard, Martín Vassolo, Benito Ibsen y Alejandro Massigoge (actual).

– Los gerentes

Pedro Iriart, Serafín Allievi, José María Pugliese, Juan Pedro Massigoge, Amílcar Brianti, Félix Bermúdez, Juan Carlos Pell, Carlos Uzcudun y Daniel Alonso (actual).

– Los martilleros

Pedro Iriart, José María Pugliese, Juan Pedro Massigoge, Oscar Borthiry, Julio De Aduriz, Adolfo Conceti y Juan José Ercazti (actual).

Uno de los antiguos de la firma en la puerta de la oficina de la calle Sarmiento, donde La Agrícola funciona desde mediados de la década del 40