Siempre que paró, llovió: el miércoles llegaría el agua

Así lo adelantó el licenciado Leonardo De Benedictis en la presentación de los últimos jueves de cada mes en el marco del ciclo de charlas virtuales de la Mutual DAN. “El evento podría dejar algunos acumulados bastante significativos en la región”, aseguró

 

Parece que esta vez se va dar… “Hay una buena tendencia para que el miércoles que viene, o podría ser el jueves según la evolución, con la llegada de un frente frío se producirían precipitaciones en la región con algunos acumulados bastante significativos”.

Esa fue la buena noticia que el licenciado Leonardo De Benedictis dejó en su habitual presentación de cada último jueves de mes en el marco del ciclo de charlas virtuales de Mutual DAN. Según indicó el especialista, el evento, que tendría epicentro el miércoles, pero podría producirse también el jueves, abarcaría un amplio sector de la provincia de Buenos Aires (Tres Arroyos incluido), gran parte de La Pampa, sur de Córdoba y Santa Fe, y una porción de Entre Ríos.

De Benedictis explicó que el sábado el viento rotará al sector norte y habrá un gran aporte de humedad a toda la región. “Si eso se combina bien con este frente frío que viene avanzando y que el miércoles ingresaría a la franja central del país, puede dejar algunas lluvias importantes”, manifestó.

“Es una noticia para inaugurar septiembre algo mejor de lo que ha venido aportando el clima en este último tiempo”, agregó.

La Niña Neutral

En lo que respecta al mediano y al largo plazo, el licenciado aclaró que no hay una definición sobre si estamos nuevamente frente a La Niña. “Lo que indican los modelos es que sigue siendo un potencial evento La Niña, muy probablemente que quede ahí, en el límite de Neutral frío – La Niña. Conceptualmente no cambia demasiado, es la misma situación”, aclaró.

“El momento más crítico sigue siendo noviembre, con ese enfriamiento más fuerte en la zona del Pacífico Central, el riesgo moderado de heladas tardías. Marcando los núcleos secos fundamentalmente hacia el final de la primavera – inicio del verano, sería noviembre y primera parte de diciembre”, describió.

“Y después, hacia mediados o fines del verano una cierta relajación del impedimento al ingreso de humedad. Eso puede facilitar de una manera errática, aislada, dar paso a una segunda parte del verano con más humedad en nuestra región”, completó De Benedictis.