Un día de campo con hacienda y ganaderos de punta

La doble jornada organizada por Rústicos fue acompañada por una nutrida concurrencia. Entre los visitantes estuvieron los más importantes criadores de las provincias de Buenos Aires, La Pampa, Mendoza, San Luis, Córdoba, Entre Ríos y Santa Fe. Una recorrida por cuatro establecimientos que se destacan cada uno en su categoría y según su proyecto comercial

 

La cara de sorpresa de los tres alambradores que trabajaban en un campo a la orilla de la ruta 228 a un par de kilómetros del paraje El Carretero al ver la fila de más de 30 camionetas es una gran imagen de lo que fue el segundo día de campo de Rústicos. Imposible no sentir curiosidad al ver la larga caravana de vehículos en la fría mañana por saber de qué se trataba el inusual movimiento en la fría mañana de San Cayetano.

La crónica de lo que fue la doble jornada organizada por Rústicos para mostrar cómo trabajan algunos de sus integrantes, debía empezar por ahí. Por el éxito de la convocatoria. Los más importantes criadores de las provincias de Buenos Aires, La Pampa, Mendoza, San Luis, Córdoba, Entre Ríos y Santa Fe aceptaron la invitación a ver “las cocinas” donde las familias Vizzolini, Groenenberg-Reverón, Podlesker-Massigoge y Lebeck elaboran, cada uno en su categoría, con su impronta y según su proyecto comercial, hacienda funcional y productiva. Y también de elite.

En sintonía con lo que son cada uno de los remates que realiza Rústicos, que se destacan por ofrecer calidad de hacienda en cantidad, el día de campo tuvo una destacada convocatoria en número y más aún en nombres. Fue clave cómo estuvo pensado el armado del evento: desdoblado en dos jornadas (lunes y martes) y a su vez cada día con diferentes propuestas para ver a la mañana y a la tarde. Cada participante elegía a la carta, entonces, qué es lo que quería ver.

Un programa ideal como antesala para observar en vivo parte de la oferta que saldrá a la venta el próximo martes 7 de septiembre, en el remate “Máxima Selección Genética”, que se realizará desde el predio de Palermo de la Sociedad Rural Argentina, televisado por Canal Rural para todo el país y con el martillo de Roberto Mondino.

Cascallares y Copetonas

La propuesta de Rústicos era mostrar de dónde sale la hacienda que ha ganado un prestigio a nivel país y que se vende en los cuatro remates que se organizan durante el año. Tras el día de campo realizado en el mes de marzo en Malele, en Dolores, donde Arandú tiene su campo de cría, ahora fue el turno de cuatro establecimientos de Tres Arroyos y alrededores, campos agrícolas en los que se demuestra que haciendo una ganadería eficiente las vacas pueden convivir con los cultivos.

La primera parada fue la estancia Santa Mónica, en Cascallares, de la familia Podlesker – Massigoge. Allí los interesados en potenciar sus rodeos comerciales pudieron observar los lotes de vaquillonas generales negras y coloradas sin servicio. El estado de la hacienda hizo que los visitantes se olvidarán del frío y el viento que lastimaba. Más de uno hasta que no escuchó de voz de Alfredito Podlesker contar que se trataba de animales generales, estaba convencido que eran puro controlados.

“Vimos todo lo que es reposición, las terneras que en noviembre van a ser inseminadas”, explicó el criador. “Este es un campo agrícola, pero siempre apostamos por la ganadería. Pueden convivir perfectamente las vacas con la agricultura, y le da mucha estabilidad al sistema, y eso es lo más importante para el negocio a largo plazo”, agregó.

Un lote de vaquillonas coloradas del establecimiento Santa Mónica de la familia Podlesker – Massigoge

La excursión continuó en la estancia Tres Montes de la familia Lebeck, donde sumó otro grupo de productores interesados en ver cómo es el manejo de los vientres y lograr volumen. Previo almuerzo en el prolijo parque del casco, y con el sol como invitado fundamental para disimular el frío, la tarde se consumió recorriendo los distintos lotes de vaquillonas y vacas con cría Angus negras y coloradas puro controladas MAS y base. A cargo de la explicación de lo que se iba observando estuvo la voz de Juan García.

Otra vez la condición de la hacienda fue una grata sorpresa para los visitantes. Sobre todo un lote de 200 coloradas paridas y por parir, “verdaderos vacones” que despertaron la admiración de muchos.

“Lo que vimos fue cómo es el manejo de cría en el establecimiento. La producción principal de las vacas es sobre pasturas y hacemos verdeos de invierno para poder mantener la carga en primavera, que es cuando se rompe”, indicó Andrés Lebeck. En el verano usamos los rastrojos de trigo, y a lo que se apunta es a hacer un manejo integral entre la agricultura y ganadería para poder mantener la carga alta”, agregó.

 

San Cayetano y Claromecó

Ya en la jornada del martes, la primera parada fue en el establecimiento El Cholo, en San Cayetano, donde Arandú tiene su cabaña. Si había sido buena la concurrencia de la jornada anterior, esta fue excelente y congregó a los cabañeros y criadores que querían ver en vivo la oferta de pedigree que la familia Vizzolini pondrá a la venta en Palermo.

Un amplio corral montado en el parque fue la pasarela por la que pasearon unas 20 hembras y los 30 toros se ofertarán. Megáfono en mano, y mezclando la descripción con docencia, el asesor Juan García relató las características y los datos genealógicos de cada uno de los animales exhibidos y la mañana se transformó en una clase magistral de Angus.

Juan García, asesor técnico de Rústicos; Sergio Amuchategui, mentor de la marca; y Roberto Mondino, desde 2017 a cargo de las ventas. El cierre de la doble jornada de campo fue en la cabaña Don Abraham

La última parada fue en Don Abraham, el campo que la familia Groenenberg-Reverón tiene antes de llegar a Claromecó. Fueron exhibidos los toros de pedigree que se venderán en el remate y también el plantel de donantes. Otra vez fue Juan García el que brindó información de cada uno de los animales, recordando sus orígenes de sangre, participación en exposiciones y otra batería de datos a una concurrencia ávida por conocer el programa genético de la cabaña.

 

Previa a la recorrida, en un muy bien presentado parque, ambientado para la ocasión, fue el turno del almuerzo y luego de la proyección de imágenes y breves presentaciones de los criadores que forman parte de Rústicos.

Primero se proyectó el video que resume la historia de la marca, más tarde la hacienda que se va a subastar en Palermo y después un clip con lo ocurrido en la jornada del lunes y lo que se llevaba transitado de la de ayer martes. Completo menú.

“La satisfacción es doble, por la respuesta que tuvimos en cuanto a convocatoria, y por la importancia que tienen en la ganadería los que vinieron”, aseguró en la despedida de la jornada Sergio Amuchategui.

La foto de cierre con parte de la concurrencia fue el broche perfecto de una nueva propuesta llevada a cabo por Rústicos al estilo Rústicos. Queda la calidez y la excelente predisposición de las cuatro familias que abrieron las tranqueras de sus campos para mostrar, con orgullo, lo que hacen.