La venta mixta fue un santo remedio

El mix de presencialidad y virtualidad ayudó a que la muy buena oferta de Santa Rosa encontrara buenos precios máximos y un destacado promedio en el pedigree

 

La cuarta venta anual de la cabaña Santa Rosa en la pista de la Sociedad Rural de Tres Arroyos dejó buenos precios máximos y un destacado promedio en los pedigree, y una gran satisfacción en Alfredo Bellocq porque muchos de los compradores que pujaron por su hacienda fueron cabañeros y de zonas muy alejadas de su Indio Rico. Con la consignación de Agropecuaria Cepeda y el martillo de Manuel Lanusse, y una muy buena concurrencia que llenó las tribunas, la ganadería vivió una linda fiesta.

La elección de realizar el remate mixto, con presencialidad y vía streaming a través de rural.com.ar, terminó potenciando las ventas. Por un lado por lo beneficioso que resultó el sistema de preofertas a través de la plataforma (el martillo arrancó con el 80% de los lotes preofertados), por otro porque en determinados momentos de la subasta hubo hasta 800 conectados, y también porque resultó clave para poder vender los lotes de hacienda que no pudo salir de los campos por las lluvias de la semana. Se terminaron mostrando por una pantalla y haciendo buenos valores.

Tampoco se puede soslayar el estado de ánimo reinante entre los presentes, justamente luego de haber recibido toda la región lluvias fundamentales para mirar el futuro con optimismo.

“El tema de las preofertas, que no usamos el año pasado, me parece fantástico. Y la virtualidad te da un alcance terrible. A eso sumado a que los lotes que no pudieron llegar por el agua se vendieron por pantalla y se vendieron bien”, analizó Alfredo Bellocq cuando ya estaba terminada la faena.

“Se dieron precios lógicos, buenos, tanto en los machos como en las hembras. La hacienda viene a venderse, y se vendió, y los valores me dejaron conforme”, agregó.

Motivo de satisfacción fue además la cantidad de cabañeros que buscaron su genética. “Eso fue algo que me sorprendió. En los últimos días me llamaron gente de Entre Ríos, de Pigüé, de Suárez, de Saavedra, de La Pampa, llegamos a lugares impensados, y por suerte fueron muchos los cabañeros que compraron. Eso es algo que te da mucho empuje y ojalá que el producto les funcione bárbaro”, dijo Bellocq.

Para Manuel Lanusse lo ocurrido en la tarde de ayer es síntoma de que Santa Rosa viene superándose. “Sin dudas de que esta cabaña viene haciendo un trabajo que año a año va mejorando. Y creo que esto de la virtualidad hace mucho más visible lo que están haciendo”, indicó el Martillero.

FOTO DE MARISA FERNANDEZ

“Estos cabañeros que todavía dicen que son chicos, ya están entreverados con los grandes. No es casualidad que Santa Rosa tenga cinco toros en unos de los principales centros genéticos del país. Eso habla del trabajo que viene haciendo, algo muy sólido y consistente”, completó Manolo.

Agilidad

Con un muy buen marco y un clima agradable, las ventas fueron ágiles y la hacienda de Santa Rosa y de las cabañas invitadas pasó con fluidez por la pista. La buena y variada oferta, porque hubo toros de pedigree y controlados, vacas y vaquillonas de pedigree, y generales, y vaca usada, preñada y parida, tuvo su respuesta en las manos que buscaron cada una su producto.

Lo destacado de la tarde fueron los muy buenos toros de pedigree de la cabaña, que hicieron que el comienzo de las ventas fuera con buenos máximos y sobre todo, con un muy buen promedio. A su turno, los toros puros controlados pasaron rápido por la pista acusando también buenos valores.

Los vientres de la cabaña también encontraron sus compradores para dejarle paso a las de las cabañas invitadas, y con agilidad, redondear una buena tarde de ventas.