Trigo: con estrategias de control evitaron pérdidas de 700 kg/ha por enfermedades

La Regional Tandilia de Aapresid compartió los resultados de los ensayos de la campaña 2020/21 para determinar los principales hongos patógenos y cuantificar el impacto de diferentes estrategias de uso de fungicidas

 

En la región sudeste de Buenos Aires la producción de trigo representa alrededor del 20% del área nacional. En la campaña 2019/20 la Regional Tandilia registró una reducción de 21% en los rendimientos por incidencia de enfermedades (principalmente mancha amarilla) y otros autores reportaron pérdidas similares asociadas a la incidencia de royas.

Las herramientas más efectivas para disminuir los efectos de las enfermedades son la elección de cultivares resistentes o tolerantes, y el uso de fungicidas en diferentes momentos del ciclo del cultivo, combinando principios activos en distintas “tácticas de manejo”.

En esa línea, la campaña pasada la Regional Tandilia lideró ensayos para determinar los principales hongos patógenos y cuantificar el impacto de diferentes estrategias de uso de fungicidas sobre la incidencia y severidad de las mismas y la producción en grano.

Las mejores estrategias para el control de enfermedades

El experimento se realizó en un lote en el partido de Tandil, sembrado el 10 de julio de 2020 con Nidera Baguette 802.

Se evaluaron 11 estrategias de control con diferentes productos, elementos y cantidad de aplicaciones (incluyendo tratamiento de semilla) (Tabla 1). Las aplicaciones de fungicida se realizaron a principio de encañazón con dos nudos perceptibles (Z32) y en hoja bandera completamente expandida (Z39).

Tabla 1: estrategia de uso de fungicidas en trigo

Se observaron incidencias tempranas (a inicios de encañazón) de mancha amarilla en un rango de 5-10% y trazas de roya anaranjada. En estado avanzado, con hoja bandera emergida, se registraron niveles de mancha amarilla de 20 a 40% y roya anaranjada de 5 a 30%.

Los rendimientos estuvieron entre 3.619 y 5.428 kg/ha. En promedio, los tratamientos con mejor comportamiento resultaron en 768 kg/ha por encima del testigo sin tratar (Tabla 2).

Varios de estos tratamientos tienen en común la utilización temprana (Z32) de Cripton y posteriormente (Z39) Cripton Xpro. Otra de las estrategias destacadas fue la utilización temprana (Z32) de Elatus y posteriormente (Z39) Miravis triple, con rendimientos mayores a 500 kg/ha sobre el testigo.

La combinación de incremento de dosis en tratamiento de semilla con Sistiva + Premis y la utilización de Cripton Xpro como única aplicación foliar (Z39) también dio resultados positivos, de hasta 700 kg/ha sobre testigo.

Frente a los costos de producción actuales, equivalentes a 4.000 kg/ha para poder cubrirlos, la adecuada estrategia de manejo de enfermedades es una herramienta clave para capitalizar decisiones iniciales del cultivo y nutrición, e incrementar los rendimientos.