Víctor Tonelli presentó una completa radiografía de la ganadería argentina

El licenciado se presentó en el ciclo de charlas virtuales de la DAN y paseó por todos los temas de interés ganadero: el papel de China en la mejora de la productividad de nuestros rodeos, el efecto del cepo, el impacto de las últimas medidas del Gobierno y qué va a pasar con el precio de acá en más. Pase y lea

 

Se llevó a cabo un nuevo capítulo del ciclo de charlas virtuales de la DAN, esta vez enfocada a la ganadería con el licenciado Víctor Tonelli como protagonista y organizada en conjunto con Carbap, la Sociedad Rural de Tres Arroyos y la Sociedad Rural de Guaminí. En una presentación sin desperdicio, que había despertado mucho interés, no sólo por el momento que vive la ganadería luego de las medidas del Gobierno, sino porque el actor principal era uno de los analistas más taquilleros, Tonelli presentó una completa radiografía de la actividad pecuaria.

Durante casi  una hora y media y con 120 personas conectadas, el especialista paseó por todos los temas de interés ganadero. A continuación, una síntesis de los pasajes más relevantes.

Suba de precio

– “El Gobierno va a mantener el cepo hasta fin de año, y yo creo que va a seguir.

El ingreso al feed lot está muy restringido por lo tanto la oferta futuro, sobre todo de pesados, va a ser muy limitada. Los precios internacionales, este nuevo cupo de ‘vaca china’ y la vuelta del Kosher son elementos de presión alcistas sobre la oferta de ganado Hilton, de novillo no Hilton y de vaca china o 481. Por eso se vienen subas a partir de esta semana”.

– “Se van a registrar subas importantes y por encima de la inflación, de la vaca ‘china’, de la gorda UE, del novillo 481 y del novillo Hilton. Con valores mucho más importantes a partir de la primera o segunda semana de noviembre. Y es muy poco lo que el Gobierno puede hacer para bajarlo”.

– “El consumo liviano de feed lot especial, bien terminado, que hay y habrá poco, también se va a vender muy bien sobre todo cuando pasemos la segunda quincena de noviembre. En cambio, el negocio del novillo o del consumo de campo o novillo fuera de cuota va a seguir con valores limitados. Son lamentablemente las dos categorías con menos chances de capturar estos incrementos que estoy viendo de acá a fin de año”.

Gracias China

– “Debido a los excelentes valores que la industria y la exportación pagó por la ‘vaca china’ pudimos mejorar la productividad de nuestros rodeos. Nos sacamos vacas improductivas y se reemplazaron por animales jóvenes con mayor capacidad productiva. Así, el rodeo argentino en dos años empezó a generar mejoras significativas en la eficiencia productiva: mejoró la relación ternero vientre en servicio”.

– “Hoy me animaría a decirles que el histórico 60 / 62% de marcación de la Argentina, está superando el 65% y si logramos mantener esta eficiencia productiva en el rodeo de cría podríamos estar pensando en uno o dos años llegar a un 67%, que era casi una utopía”.

La vuelta al pasto

– “No da el encierre a corral y empezamos a ver al negocio de la recría como algo importante que se adiciona a la cría para agregar kilos de mayor valor y mejorar la rentabilidad de un campo que antes era 100% cría. Hoy siendo cría y recría le cambia totalmente la ecuación en términos de margen bruto. Y en dos años hemos incrementado el peso promedio de faena en 6 kilos res: de 125 a 131 kilos a final de este año”.

– “En apenas cinco años fue creciendo el proceso de recrías. Del total de terneros y de invernada que se movía en 2017 aproximadamente el 18% de los animales iba a otros campos, hoy en 2021 pasó al 27%. En aquel momento casi el 82% iba directo de campo a feed lot y hoy está yendo alrededor del 73%”.

– “Hemos modificado el proceso productivo, aprovechando los sistemas pastoriles, haciendo más carne a pasto, mejorando el margen bruto de los dos primeros eslabones productivos, agregando más kilos estructurales a esos animales y mandándolos a engordar con muchos más kilos. Es un proceso virtuoso, que entre otras cosas, nos genera más kilos o más peso animal por cabeza faenada”.

¿Estancados?

– “Cuando se nos dice que el productor argentino prácticamente no mejora su productividad, que sigue estando estancado como hace 50 años, es una mentira absoluta. Si uno tiene en cuenta que en los últimos 25 años la ganadería le transfirió a la agricultura 35 millones de hectáreas de sus mejores suelos, eran los suelos de lomas que usaba para tener más cargas y balancear mejor la oferta forrajera, y pese eso la oferta no bajó, ya de por si hay que darle por lo menos medalla de bronce”.

– “Pero además una cosa es la oferta proveniente de la faena y otra es la producción genuina, que es la que hacemos todos nosotros: stock inicial, ingresos por terneros, salidas por ventas, salidas por mortandad, stock final. Esa cuenta nos da que este año vamos a cerrar con un crecimiento de unas 280.000 toneladas respecto al año pasado. Es un montón, ya sea para destinarlo al mercado interno, que equivale a unos 6 kilos más por habitante y por año, o para la exportación, que a valores de 5.000 dólares representan unos 1.200 millones de dólares más de venta o de ingresos”.

No perdimos todos

– ¿Cómo evolucionó el precio de la hacienda para la exportación a partir de la imposición del cepo? “Si lo miramos en dólares, que es el costo para el exportador -lo que es nuestro ingreso por ventas-, los que exportaron en forma ponderada dentro de lo que es Hilton Europa, cortes para China y Chile, que en su conjunto componen el 80% del valor total que Argentina vende al exterior, el precio superó el 25% de aumento en dólares. Y pagaron por nuestro novillo en dólares oficiales”.

– “Lo peor que ha pasado con esta distribución y cepo no es solamente que restringieran las exportaciones, sino que las concentraron en pocas manos (25 empresas), que vendieron 25% más caro en dólares y pagaron en promedio hasta hoy 5% menos en dólares, quedándose con una diferencia de margen no menor a un 30% respecto de la mercadería”.

– “En el consumo, el efecto presión sobre el Mercado de Liniers y el efecto de menor oferta en el mercado interno de subproductos de la exportación, hicieron que el valor de los productos que vendemos nosotros, novillito liviano o vaquillona, ajustados por inflación o corregidos en moneda constante, bajaran a niveles impresionantes. Antes del cepo, 230 pesos en moneda constante el novillito, que hoy está en 190; y de 215 / 217 pesos la vaquillona que hoy está en 170”.