Las terneras conquistaron la cordillera

Fueron las protagonistas del destacado remate de Los Alfredos de Alfredo Vila, que convocó en Mendoza a lo mejor del sector. El valor máximo fueron los 3.900.000 pesos que Arandú de Vizzolini pagó por una ternera. Hubo mucha presencia local en la subasta de la cabaña que está revolucionando la ganadería cuyana y que tiene fuertes lazos comerciales y genéticos con integrantes de Rústicos

 

Si bien la gran mayoría de las miradas se las llevaron las siete terneras Angus de pedigree, podría decirse que ellas fueron la frutilla del postre del remate de Los Alfredos. Porque el viernes, en Bodega El Retiro, a través de la pantalla de Canal Rural y con el martillo de Roberto Mondino, la ganadería mendocina vivió una jornada de fiesta y superadora. Por la calidad de la hacienda ofrecida, por los valores registrados y porque el coqueto y amplio salón vestido para la ocasión estuvo habitado por muchos de los más importantes cabañeros del país.

Entre esa convocatoria, que evidencia el gran trabajo llevado a cabo por el equipo de la consignataria Alfredo S. Mondino, se vieron muchas caras de criadores y cabañeros de Tres Arroyos y la zona. Es la consecuencia directa de la fuerte relación comercial y productiva que existe entre el establecimiento de Alfredo Vila, que es asesorado por Juan García, y varios de los integrantes de Rústicos, el grupo comandado por Sergio Amuchategui. De hecho, la única cabaña invitada que participó con hacienda fue Don Abraham de Karen Groenenberg.

Santa Rosa, la sede elegida para la venta anual de la cabaña que está revolucionando la ganadería mendocina, es un lugar único enclavado en plena zona vitivinícola que cautivó a todos los presentes. Fue una jornada atípica para los habituales concurrentes de remates de cabañas ya que el entorno espectacular no se compara con ningún otro evento ganadero.

Un trámite

La agilidad fue la característica de las ventas, que fueron seguidas en vivo por Alfredo Gusmán, presidente de la Asociación Argentina de Angus, Francisco Gutiérrez de la emblemática Tres Marías, Jorge Cedelli de La Paz de Werthein, Campos de Torres, Los Murmullos, entre otros. La puja comenzó con los toros de pédigree, con un gran protagonismo de Campos de Torres, que tuvo una linda competencia con la familia Rastrilla de cabaña Las Marías.

Alfredo Vila junto a Roberto Mondino en el lote que abrió el remate. FOTO DE JOSE SOMBRA

Luego llegó el turno de las terneras de pedigree, donde se dio el precio mayor de la subasta, los 3.900.000 pesos que pagó Arandú por el tercer lote. La imagen de la tarde fue Juan García teléfono en mano conectado con Federico Vizzolini, pujando con Campos de Torres. Las siete terneras promediaron 1.550.000 pesos.

Después fue el turno de los toros puros controlados, momento en el que aparecieron a pleno las manos provistas por el equipo de Mondino y también del grupo de Rústicos, que viajaron en un interesante número hasta Mendoza: pudo verse a la familia Rizzi, Alietti, Reverón, a Mariano Castro y a Juan Pedro Massigoge.

Los toros PC promediaron 377.000 pesos pero con un precio máximo de 800.000 pesos por un reproductor que se fue para Córdoba. En vientres PC, el colorado hizo la diferencia; hubo una buena colocación de los embriones -no era mucha cantidad pero si destacadas combinaciones-. Y en la vaca con cría también hubo mucha puja, con manos de algunos criadores de Tres Arroyos, San Cayetano y La Pampa.

El último lote de la tarde fueron las vaquillonas sin servicio Polled Hereford, que arrancaron en 95.000 pesos y de a mil pesos llegaron a los 125.000.

“Un remate muy ágil, con muchísimos compradores, con mucha hacienda más que destacada. Una tarde de fiesta”, resumió Roberto Mondino, que estaba particularmente feliz porque la de Los Alfredos fue la última venta de 2021 en lo que reproductores machos se refiere. “La verdad es que hemos tenido un gran año en lo que fueron las ventas de toros y este fue un excelente cierre”, agregó. “Todavía tenemos mucho trabajo por delante con los remates televisados y con el Rústicos de fin de año en Claromecó”, completó el consignatario cordobés.

La evolución

“Día a día en cabaña Los Alfredos estamos trabajando para ofrecer la mejor ganadería posible para sectores del país que requieren animales de fácil adaptación a climas y forrajes de muy bajo volumen o calidad. Con herramientas como la genómica y los Dep’s aportados por el programa ERA vamos buscando el rumbo adecuado para lograr los objetivos propuestos. Y hoy eso se vio en la pista y en la respuesta de los compradores”, indicó Juan García.

El momento en que Juan García (de espaldas) hablaba por celular con Federico Vizzolini y ofertaba por una de las terneras de Los Alfredos, que finalmente sería el precio máximo de la tarde mendocina. FOTO DE JOSE SOMBRA

Los Alfredos cuenta como un plantel de 1.000 madres puras controladas y ha realizado notables inversiones de animales de pedigree para posicionarse en poco tiempo como una de los proyectos más importantes en esta parte del país, donde día a día hay cada vez más vacas.

El asesor destacó que Los Alfredos “tiene un convenio genético con Don Abraham y ambas cabañas han logrado una integración operativa y de inversiones que hace que en poco tiempo se logre animales con características superiores”.

Fue Sergio Amuchategui quien puso en palabras la relevancia de lo sucedido en Bodega El Retiro. “Tenemos que tener en cuenta que ésta subasta es todo un acontecimiento social y comercial de suma importancia para Mendoza y cuenta con la presencia de grandes personalidades del sector Empresarial y de la política. Todo un evento Ganadero”, manifestó.

Y anticipó que el año próximo la cabaña de la familia Vila se integra al equipo de Rústicos “con una gran oferta de vaquillonas adaptadas a zonas de extrema dureza lo que hace muy atractivo el proyecto”.

No es un dato menor este último, más bien es la confirmación de otro paso adelante que dará el grupo ganadero que tuvo su gestación en Tres Arroyos y año tras año ha logrado convertirse en uno de los proyectos comerciales y genéticos más importantes del país. “Uno de los objetivos propuestos en Rústicos era hacer confluir empresas ganaderas de todos los ambiente, y con la incorporación de Vila se logrará unir el mar, representado por el establecimiento de la familia Lebeck, con la cordillera, representada por Vila”, explicó Juan García.

A continuación, los valores registrados

Informe de Entre Surcos y Corrales