Proyecto para mejorar la conexión vial entre Rosario y Bahía Blanca

Son dos autopistas nuevas y la recuperación de cinco tramos de las rutas existentes que insumirán una inversión de $ 22.000 millones. Es una traza clave para derivar la carga al puerto bonaerense debido a la bajante del río Paraná

 

El Gobierno nacional avanza con las mejoras de la conexión entre Rosario y el puerto de Bahía Blanca, una vía de importancia estratégica entre los principales puertos exportadores de la Argentina, que reducirá los costos de traslado entre ambas localidades. Se trata de una conexión que resultó clave durante la última campaña gruesa por la bajante del río Paraná.

El proyecto contempla una inversión de $22.000 millones y prevé la construcción de dos nuevas autopistas y la recuperación de cinco tramos de la ruta nacional 33, que beneficiarán a numerosas localidades de Buenos Aires y Santa Fe, informaron fuentes de Vialidad Nacional a la agencia Télam.

En conjunto son siete proyectos destinados a mejorar la conexión entre los dos puertos más importantes del país en lo que se refiere al comercio exterior de productos agropecuarios.

Las obras están a cargo del Ministerio de Obras Públicas, que las ejecuta a través de Vialidad Nacional, en las autopistas Bahía Blanca-Tornquist y Rufino-San Eduardo. Además, trabaja en la recuperación de los tramos que unen América y Rufino, y también Casilda y Venado Tuerto.

Según indicaron fuentes oficiales, algunas de las obras están en ejecución y otras en proceso de licitación o próximas a iniciarlos.

El objetivo es contribuir a reducir los costos de traslado hacía Bahía Blanca y Rosario, que constituyen dos de los principales nodos logísticos del país y donde están los principales puertos exportadores de la Argentina.

Plan de obras

La mayor parte del presupuesto está asignado a la nueva Autopista Rufino-San Eduardo, que con una extensión de 72 kilómetros, demandará una inversión mayor a los $16.400 millones. Se estima que la autopista beneficiará a más de 3000 habitantes de la zona, que utilizan asiduamente el corredor en esta región productiva clave del sur de Santa Fe.

Por su parte, el viernes pasado se realizó la apertura de ofertas -participaron 10 empresas- para la repavimentación de la RN 33 entre las localidades de General Villegas y Rufino,  con un presupuesto por encima de los $3000 millones de inversión y plazo de ejecución de 24 meses. El proyecto se pondrá en marcha próximamente en el noroeste bonaerense y el sur santafesino.

Entre las localidades General Villegas y América ya se inició la recuperación de un trayecto de 53 kilómetros de la RN 33 en dos tramos.

Entre el km 384 en América y el km 417 las obras están en cabeza del Gobierno nacional y tienen un presupuesto asignado de más de 98 kilómetros. El segundo tramo va del km 417 hasta General Villegas (unos 20 kilómetros) y tiene un presupuesto superior a los $89 millones.

 

La recuperación de los dos tramos tiene un plazo estimado de ejecución de cuatro meses, con el fin de mejorar las condiciones de circulación de más de 1.600 vehículos particulares y de transportistas de carga que usan a diario esa ruta.

Por otro lado, la Autopista Bahía Blanca – Tornquist, al sur de la provincia de Buenos Aires, avanza a buen ritmo y tiene un nivel de avance superior al 42%. Con una extensión de 33 km, el proyecto demanda un presupuesto de unos $1979 millones. Se estima que el proyecto beneficiará a más de 4500 personas, además de reducir los costos logísticos del sector exportador.

A su vez, en la provincia de Santa Fe, Vialidad Nacional está trabajando en la recuperación de diferentes sectores del tramo Venado Tuerto-Casilda, entre los km 675 y 742 de la RN 33.

Se está avanzando en la repavimentación de los accesos a las ciudades de Firmat, Sanford, Villada y el sur de Casilda, demandando una inversión a cargo del Estado nacional que trepa a los $767 millones y potencial beneficio para más de 4700 habitantes de la zona.

Por último, a fines de octubre se realizó la apertura de ofertas para la recuperación y repavimentación de la RN 33 entre Pujato y Zavalla, un tramo de 14 kilómetros, que será financiado por Vialidad Nacional, con un presupuesto estimado en $352 millones.