Para la industria, el aumento de la producción de carne es una cuestión de peso

CICCRA propone que se incremente el peso de faena que fuera reducido por el Gobierno de Macri para en dos años y medio incrementar la oferta en 600.000 toneladas con el mismo stock. “La medida debería implementarse de manera escalonada, para brindar previsibilidad, hasta llegar a los 400 kilos”, plantea la Cámara

 

Luego de manifestar su coincidencia con lo expresado por el ministro Julián Domínguez en cuanto a la necesidad de aumentar la producción ganadera para incrementar el volumen de carne, generando así más oferta para consumo y exportación, la Cámara de la Industria y el Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (CICCRA) puso sobre la mesa la cuestión del peso de faena para lograr el objetivo.

“Entendemos que para aumentar la producción de carne de manera sustentable el sector necesita un horizonte previsible para los próximos 5 años. Una forma de generar esa confianza puede ser aplicada directamente y sin dilación, por el Ministerio de Agricultura, con una resolución que incremente el peso de faena (reducido de un día para el otro por el gobierno anterior sin sustento en la producción)”, planteó CICCRA.

Y propuso: “La medida debería implementarse de manera escalonada, para brindar previsibilidad, hasta llegar a un peso mínimo de faena de 400 kilos. Como ejemplo, pensemos que si en el presente mes el ministro firmara una resolución en la que dispone que a partir del 1 de junio de 2022 el peso mínimo de faena será de 320 kilos vivo, el que aumentará en 20 kilos cada seis meses hasta llegar a un peso mínimo de 400 kilos, con nuestra faena promedio de 12 millones de cabezas anuales, en dos años y medio habremos aumentado la producción de carne en 600.000 toneladas con el mismo stock ganadero que tenemos en la actualidad”.

Viabilidad

Según el análisis que la Cámara, “esas 600.000 toneladas equivalen al 20% de la producción de los últimos 20 años, y si se distribuye en la misma proporción actual entre consumo y exportación (75/25) ese aumento de la producción aportaría 450.000 toneladas al consumo y 150.000 a la exportación de un modo simple que no requiere de recursos económicos por parte del Estado, ya que no se trata ni de un subsidio ni de una quita impositiva”.

Y por último, justificó su argumentación: “Este es el momento indicado para recuperar el peso de faena dado que las actuales condiciones macroeconómicas generaron la recuperación de las recrías largas para ingresar animales más pesados a los corrales. Es decir, la modificación de la norma publicada con 6 meses de anticipación permitiría a todos los actores de la cadena cumplirla, sin que se produzca desabastecimiento y al mismo tiempo le daría a los productores un horizonte de futuro para que sigan apostando por el aumento de la producción”.