La media res tiene fecha de vencimiento: enero de 2023

El año que viene la carne deberá comercializarse en trozos que no superen los 32 kilos. El Gobierno dispuso que los frigoríficos federales tengan 180 días corridos para adaptarse a la medida, los municipales y provinciales, 365

 

A partir de enero de 2023 ya no se verán las clásicas medias reses bajar de los camiones en las carnicerías y supermercados. El Gobierno estableció que a partir de esa fecha la comercialización se hará en trozos que no superen los 32 kilos (cada media res hoy puede pesar entre 85 y 130 kilos).

La norma se fijó a través de la publicación de una resolución conjunta de los ministerios de Desarrollo Productivo y de Agricultura, mediante la cual el gobierno nacional dispuso poner en marcha un proceso que llevará a la desaparición de la media res como forma de comercializar la carne mayorista. A partir de esta decisión, los frigoríficos tendrán un año para adecuar sus estructuras y realizar las inversiones necesarias para comercializar la carne vacuna en trozos de hasta 32 kilos.

La resolución establece que las salidas de carnes de los establecimientos de todo el país, destinadas a comercio minorista, sólo podrán hacerse en unidades resultantes del fraccionamiento de las medias reses en trozos cuyos pesos individuales no superen los 32 kilos. Para ello, los establecimientos deberán cumplir con los plazos indicados para cada una de las etapas de implementación de la citada medida.

Las plantas de tránsito federal deberán presentar dentro de los 90 días corridos el “Plan de Inversión y Adecuación” de las instalaciones. “Dentro de los 189 días corridos haber ejecutado y puesto en marcha el Plan de Inversión y Adecuación”, destaca la resolución.

Para los frigoríficos de tráfico provincial o municipal los plazos son: 180 días corridos para presentar el “Plan de Inversión y Adecuación”, y dentro de los 365 días corridos haber ejecutado y puesto en marcha dicho plan.

De esta forma, desde el Ejecutivo señalaron que buscan “modernizar la cadena de distribución de carnes que hoy se realiza por medias reses para pasar a una distribución por fragmentos anatómicos de menor peso, que le permita a los abastecedores realizar una mejor asignación de los trozos, de acuerdo a las necesidades de cada mercado minorista”.

Entonces también se había argumentado que el objetivo de esta reglamentación es mejorar las condiciones de los empleados que actúan en la actividad, al evitar que trasladen medias reses con un kilaje muy superior a lo estipulado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT).