Una nueva App para calibrar fertilizadoras

Campero Fertilizadoras es una nueva herramienta digital que permite la regulación de maquinaria de fertilización y la gestión de labores. Fue diseñada por un equipo de especialistas del INTA Hilario Ascasubi, está disponible para dispositivos que funcionan con sistema Android y no necesita acceso a internet

 

En la producción agropecuaria, la mayoría de fertilizantes se aplican con máquinas de proyección, que poseen discos de función a alta velocidad. Estos equipos son simples y tienen gran capacidad de trabajo debido a su ancho de labor y velocidad. Pero requieren ciertas regulaciones, que no siempre se realizan, para lograr una buena uniformidad de distribución.

De hecho, un informe elaborado por Santiago Tourn, especialista en mecanización agrícola de la Unidad Integrada Balcarce (Facultad de Agronomía de la Universidad Nacional de Mar del Plata y el INTA), advierte que la regulación de la máquina pude reducir a la mitad la irregularidad de la distribución y aumentar los rendimientos del maíz hasta un 8%.

Por esto, un equipo de especialistas del INTA Hilario Ascasubi desarrolló una aplicación que permite a los usuarios de fertilizadoras encontrar el equilibrio entre uniformidad y ancho de labor, mediante el cálculo y los gráficos del perfil de distribución. La App está disponible para dispositivos con sistema Android y no necesita conectividad de red. Pronto estará disponible una versión web que permitirá la compatibilidad con otros sistemas operativos.

“Continuando con la línea de las Apps del INTA destinadas a maquinaria agrícola, como Campero, Criollo, Criollo Mochilas y Criollo Atomizadores, lo que se busca es facilitar las cuentas, intentar protocolizar un procedimiento de calibración de la máquina y organizar la tarea del operario”, expresó Juan Pablo D’Amico, investigador a cargo del diseño y desarrollo de la aplicación.

“Criollo Fertilizadoras brinda herramientas para ajustar la dosis de fertilizante, y optimizar el perfil de distribución en función del ancho de labor, entre otras mediciones”, explicó D’Amico, quien es especialista del INTA Hilario Ascasubi.

Cómo funciona Campero Fertilizadoras

Para máquinas fertilizadoras o abonadoras por proyección, generalmente de doble disco (máquinas centrífugas), lo primero que se debe determinar es cuánto fertilizante está aplicando la máquina por hectárea, en función de un ancho estimado de trabajo. En este sentido, la App se adapta a cualquiera de los dos métodos que utilice el productor, seleccionando el método del tiempo y velocidad, o el método de distancia recorrida.

Una vez que se determina la dosis de fertilizante, hay que calcular la uniformidad transversal de la aplicación (perfil de distribución). Se ingresa la cantidad de cajas o bandejas que se utilizarán en la distribución, la superficie de las mismas, la distancia entre sí, y cuántas pasadas repetidas se harán. El objetivo es encontrar el equilibrio entre uniformidad y ancho de labor.

Además, la App posee un calculador de cantidad de insumo para la labor determinada, que resuelve los errores que derivan en falta o sobrantes innecesarios de productos

Los resultados gráficos de la App, indican el perfil de distribución que tiene la máquina. Para aplanar las curvas de distribución, debido a que la máquina distribuye normalmente mayor cantidad de producto en el centro que en los extremos, se solapan las pasadas. Esto se mide en coeficiente de variación, lo que tradicionalmente se elaboraba y calculaba en una planilla. El reporte se guarda y se puede volver a consultar.

Debido a que las máquinas no siempre distribuyen de manera simétrica el producto, la App permite estimar la uniformidad si la labor es en ida y vuelta, carrusel o melga.

Además, la App posee un calculador de cantidad de insumo para la labor determinada, que resuelve los errores que derivan en falta o sobrantes innecesarios de productos.

“Es muy fácil de usar, lo que permite que el calibrador detecte cuál es la mejor elección de labor a la hora de la fertilización”, destacó D’Amico, quien estuvo al frente de los desarrollos de las aplicaciones Criollo y Campero.