En una decisión histórica, Australia aprobó el trigo transgénico HB4  

Se trata de una tecnología tolerante a sequía y es un desarrollo 100% argentino, producto de la colaboración público-privada. Desde la empresa Bioceres sostienen que en Australia “hay un sistema regulatorio de los más prestigiosos del mundo”. La determinación se suma a la de Brasil y a la de China, que la semana pasada dio el OK a la soja HB4

 

Australia aprobó el trigo HB4 resistente a sequía en una decisión histórica para nuestro país. Se trata de un desarrollo 100% argentino, producto de la colaboración público-privada de más de 18 años entre la empresa Bioceres y el grupo de investigación del Instituto de Agrobiotecnología del Litoral (CONICET-UNL), liderado por la doctora Raquel Chan, responsable de la investigación que da lugar al desarrollo. La semana pasada se había conseguido de parte de China, el aval a la soja HB4.

“Australia cuenta con sistema regulatorio de los más prestigiosos del mundo”, dijo un vocero de la empresa, quien agregó: “No paro de sorprenderme por tantos avances en tan poco tiempo, pero la verdad es que no es casual: esta tecnología es cada vez más necesaria y solicitada por el mundo. En un contexto en el que los efectos adversos del cambio climático son cada vez más frecuentes, ya no se trata de la ciencia argentina aportando soluciones innovadoras y únicas al mundo, sino del mundo pidiendo y necesitando exponencialmente nuestros desarrollos tecnológicos”.

Desde Bioceres sostienen que el trigo HB4 “puede ser parte de la solución al desafío de la seguridad alimentaria, un problema que además de incrementarse por el cambio climático hoy está más vigente que nunca como una de las grandes consecuencias de la invasión rusa a Ucrania”.

Hay que recordar que tiempo atrás el gobierno de Brasil emitió una resolución a favor de la nueva tecnología. Ene se sentido, avaló el trigo transgénico para la harina, y no para el grano ni semilla.

Las variedades de trigo HB4 tienen incorporado un gen del girasol que incrementa la tolerancia a condiciones de sequía, reduciendo las pérdidas de rendimiento frente al déficit hídrico. Desde la empresa sostienen que la aprobación en Brasil confirma lo que las autoridades argentinas habían dictaminado, que el trigo HB4 es seguro para el medio ambiente y para la salud humana y animal.

En la última edición de la Fiesta Provincial del Trigo, la empresa Bioceres y el CONICET fueron galardonados con la Espiga de Oro justamente por el desarrollo del trigo HB4.

Resolución

Además, señalaron que a los productores de alimentos, la nueva tecnología permitirá aumentar sus rendimientos por hectárea y quedar menos expuestos a los efectos de la sequía. A modo de ejemplo, citaron que los resultados en los campos más afectados por la sequía han llegado a ser 42% superior con el HB4.

Por otro lado, aseguraron que habrá un beneficio al conjunto de la economía argentina, porque puede reducir la exposición a los fenómenos climáticos, y también para el ambiente, porque aumentar la productividad por hectárea permite preservar los recursos naturales.

Por otro lado, a fines del año pasado el Instituto Nacional de Semillas (INASE) publicó una Resolución mediante la cual se creó “la Comisión de Auditoría de Trigo HB4 en el ámbito de la Dirección de Fiscalización, dependiente de la Dirección Nacional de Articulación Federal del INASE”. La misma, según se detalló, estará integrada “exclusivamente por agentes del referido Instituto Nacional”, y tendrá como misión recibir de parte de Bioceres, en un plazo de cinco días, “el inventario actual de existencias en cada una de las plantas de procesamiento y/o lugares de almacenamiento con georreferencia de su ubicación. Deberá informar material clasificado, no clasificado, descartes y materiales de purga”.

Según se aclaró, toda información aportada “tendrá carácter confidencial y únicamente será utilizada por el INASE”.

Por último, la normativa señala que a partir del material informado, “el titular queda autorizado a conservar hasta un 20% en calidad de semilla, debiendo identificar, en este caso, lugar de almacenamiento y condiciones del mismo, a fin de permitir su control y verificación”. Y se agrega: “Todo material que no se encuentre incluido en el artículo que antecede (es decir en el 20% mencionado), deberá ser desactivado en su poder germinativo y/o procesado, debiendo informarse a la Comisión el lugar de procesamiento, cronograma de trabajo y destino del mismo, en un plazo que no exceda de los 10 días”.