En Tres Arroyos, la ganadería y la agricultura hacen La Paz

Se llevó a cabo la jornada a campo del IPCVA en el establecimiento ubicado sobre la ruta 73 cercano a Claromecó, en el que pese a ser un suelo 100% agrícola se maximiza la producción apostando al sistema mixto. Unas 500 personas participaron del evento que incluyó charlas técnicas y recorrida a campo y que contó con la participación en la organización de la Chacra Experimental Integrada Barrow

 

Con la participación de unos 500 asistentes, entre ellos muchos jóvenes, se desarrolló en el establecimiento La Paz una nueva jornada del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina. Esta vez se eligió un campo agrícola, ubicado sobre la ruta 73, en el que la ganadería no sólo convive con los cultivos sino que potencia el sistema productivo.

El evento, que contó en con la colaboración en la organización de la Chacra Experimental Integrada Barrow, incluyó presentaciones de destacados especialistas antes del mediodía, y las típicas recorridas a campo luego del almuerzo.

Pablo Labrunée, el productor dueño de casa; el ingeniero Juan José Grigera Naón, presidente del IPCVA; y el ingeniero Horacio Berger, director del Centro Regional Sur del INTA durante la apertura de la jornada

A cargo de abrir la jornada estuvo el presidente del IPCVA, el ingeniero Juan José Grigera Naón. En esa primera instancia también se contó con las palabras de Pablo Labrunée, el anfitrión, y de Horacio Berger, director del Centro Regional Buenos Aires Sur del INTA. En manos del ingeniero Pablo Errazu, el asesor del establecimiento, quedaron las cuestiones técnicas y puso de manifiesto cómo se organiza en la actualidad un planteo mixto con estos buenos precios de los granos.

“Cuando empecé a trabajar acá, el establecimiento era todo agrícola, con campos propios y alquilados en una superficie grande. El proyecto de ganadería comenzó en 2016 y fue creciendo cada año. Más allá del número, es la pasión que uno tiene para hacer ganadería. A la familia Labrunée le gusta el campo”, indicó.

El ingeniero Pablo Errazu, asesor de La Paz, durante una de las paradas en al recorrida a campo

“El proyecto se desarrolla en parte propia y otra alquilada. Es un muy buen campo en la zona, con un bajo dulce de agropiro con festuca, y el resto es netamente agrícola, con muy alto potencial en fina y en gruesa, principalmente en girasol. Por eso digo que más allá del número, todo pasa por la pasión y lo que nos gusta hacer”, explicó el ingeniero.

En la continuidad de la descripción del manejo que se aplica en La Paz, Errazu expuso el sistema forrajero. “La base siempre fueron pasturas perennes. Obviamente que el campo propio hoy está 100% con pasturas. Después, la otra base forrajera son las pasturas anuales que son principalmente avenas con vicias. Atrás de la fina, un porcentaje va a maíz de segunda, pensando en el grano para el engorde. También se hace un voleo con vicia a la salida de ese maíz que va ser destino grano o silaje”, indicó.

“Vamos ajustando el circuito año a año, pero la base es forrajera con pasturas, después verdeos de invierno que salen a gruesa, luego pastoreo y por último pasamos a fina”, completó.

Entre los asistentes hubo una gran cantidad de jóvenes, algo que dejó muy satisfechos a los organizadores

En cuanto al planteo comercial, el asesor explicó que “se arrancó con un sistema de cría vendiendo el destete por un tema de logística, organización y negocio. Después, empezamos a recriar y desde hace unos años comenzamos a hacer la terminación para no concentrar las ventas, algo que siempre sucede en la ganadería”.

Y agregó: “Es decir, intentamos meter la producción que hacemos en el resto de los campos y con ese grano darle un valor agregado, hacer una venta escalonada con algunos otros beneficios en los precios”.

Interacción

A su turno, Berger destacó la “interacción entre los asesores, el INTA y los técnicos del IPCVA, que quedó demostrado en lo que observamos a campo, un planteo productivo que realmente aporta a partir de la innovación”.

Además, el director del CERBAS del INTA mostró satisfacción por “la importante cantidad de jóvenes que participaron. Es un desafío que junto con la gente del IPCVA nos estamos planteando, de trabajar en jornadas específicas para jóvenes para la región, pensando en sus roles, tanto en el espacio científico técnico como en la gestión”.

Ganadería sustentable

Adrián Bifaretti, Jefe del Departamento de Promoción Interna del IPCVA, también estuvo en la jornada y destacó que “lo que vemos en Tres Arroyos, la forma en que se produce y el vínculo con la naturaleza, el consumidor no lo ve. Más aún el consumidor más urbano que está más alejado de la producción. Entonces el trabajo de comunicación y de marketing debe permanentemente mostrar el detrás de escena de la ganadería. Porque está comprobado que nuestra ganadería es sustentable y es mucho mejor que la que se produce en otro lugar del mundo”.