Otro golpe de agua con gusto a poco

Lo positivo de las lluvias registradas durante la jornada de ayer y la madrugada hoy, que en el mejor de los casos llegó a los 15 milímetros, es que se dieron en forma pausada. Un aporte de humedad que ayuda a que no siga cayendo el potencial de los cultivos

 

Con registros que tuvieron como piso los 3 milímetros y como techo los 15 milímetros en la región, las precipitaciones registradas durante la jornada de ayer y la madrugada de hoy fueron más útiles por cómo se dieron que por volumen. Al ser pausadas, en muchos momentos como llovizna, hace que cada gota caída sea aprovechada por el suelo.

Las precipitaciones registradas hacen su aporte para los cultivos de fina que ya están muy avanzados, pero por el escaso volumen tienen gusto a poco. Se trata de un aporte de humedad que ayuda a que no siga cayendo el potencial. Para los lotes de gruesa ya sembrados permitirá emparejar los nacimientos y para los que serán implantados es un aporte de humedad para garantizar una buena labor.

Ver: Ahora sí, con ustedes, El Niño

Hay que recordar que para noviembre, diciembre y enero el Servicio Meteorológico Nacional pronosticó que en la mayoría de las regiones productivas se esperan lluvias entre “normal y superior a lo normal” por la influencia del evento El Niño que ya está mostrando sus cartas en la zona núcleo y la franja central del país.

“Las lluvias para muchos sectores ha quedado en deuda porque seguimos con esta variabilidad en la región. En el sudeste de Buenos Aires hay zonas en las que ha llovido un poco y en otras directamente nada, como Coronel Dorrego, Villarino y Patagones”, indicó el licenciado Leonardo de Benedictis en su habitual columna en el programa CAMPO total radio de Onda Uno.

“Después, en general, sí hubo precipitaciones hacia el norte y hacia el este, donde se dieron acumulados de 10, 15, 20 y 30 milímetros en algunos sectores, que se suman a lo que había pasado la semana pasada. Pero sigue siendo el extremo sudeste de Buenos Aires la zona más complicada, con el agregado del descenso térmico bastante significativo que se registró y produjo algunas heladas también en la región, completando un panorama negativo”, agregó.

Lo que viene

En cuanto a lo que se viene, las previsiones no son positivas. “Prácticamente toda la semana vamos a tener características de estabilidad, recién a partir del jueves o viernes podemos empezar a hablar otra vez de condiciones de tiempo inestable y con un importante incremento en las temperaturas. De hecho, ya mañana vamos a tener un ascenso bastante fuerte, que se sostendrá toda la semana, generando máximas de entre 26 y 28 grados”, completó De Benedictis.

Volviendo a las lluvias, en caso de registrarse, se espera –y es otra mala noticia- “tendrán una distribución similar a lo que estuvo pasando en estos últimos días, promedios entre 15, 20 milímetros, y especialmente hacia la parte norte del sudoeste de Buenos Aires. Mientras que el extremo sur del sudoeste va a seguir con un déficit bastante importante”.

Algunos datos acumulados en la región:

– Barrow: 16 mm

– Benito Juárez: 15,5 mm

– Claromecó: 3,5 mm

– Claudio Molina: 24 mm

– Copetonas: 4 mm

– Coronel Pringles: 4,5 mm

– Cristiano Muerto: 12 mm

– De La Garma: 18 mm

– Gonzales Chaves: 22 mm

– Indio Rico: 10 mm

– La Sortija: 18 mm

– Orense: 12,5 mm

– Oriente: 4 mm

– San Cayetano: 15,5 mm

– San Mayol: 19 mm

– Tres Arroyos: 12 mm

 

Compartí esta noticia en: