El temporal dejó su huella en el campo

En la zona, en general, no hubo que lamentar daños de gravedad. Sí hubo muchos árboles caídos, alambrados  volteados y algunas instalaciones afectadas. Una de las excepciones fue la Escuela N° 43 de Paraje La Josefina (foto), con grandes roturas. En Copetonas se voló el techo de un silo de la Cooperativa Agraria. Tampoco hubo una afectación relevante sobre los cultivos

 

En el marco de lo que fue el temporal que mostró su peor cara en el casco urbano, en líneas generales en los campos de la zona no hubo daños de gravedad como si pudo observarse en la región cercana a Bahía Blanca. Si bien todavía hay muchos productores e ingenieros que están recorriendo los establecimientos, en principio tampoco hubo una gran afectación sobre los cultivos.

“Por suerte, por lo que hemos relevado hasta ahora no hay que lamentar daños de importancia. Se han producido caídas de árboles, plantas y alambres en muchos campos, y también se han visto afectadas algunas instalaciones, pero nada que ver con lo que ocurrió para el lado de Bahía Blanca”, explicó Eugenio Simonetti, presidente de la Sociedad Rural de Tres Arroyos.

Otros productores consultados indicaron que observaron molinos, abolladuras en silos de chapa y algunos galpones con el techo afectado.

 Plantas de silos

Uno de los mayores daños reportados fue la voladura del techo de uno de los silos de la planta de Copetonas de la Cooperativa Agraria. En esas mismas instalaciones se vio afectado uno de los zeppelines que aportan el gas para las secadoras. También la Agraria tuvo que lamentar la caída de una noria en su planta de Barrow.

En el caso de las distintas instalaciones de la Cooperativa de Cascallares, más allá de varios árboles caídos, no sufrió daños ni en la propia Cascallares ni en Barrow. En sus instalaciones de El Carretero, se vio afectado un tanque de fertilizante líquido.

En la planta de la Cooperativa Alfa sobre la ruta 228 se cayó la antena de internet y telefonía, y una decena de árboles. Y el principal problema era que todavía no le habían restablecido la electricidad.

En tanto, para la comunidad educativa de Paraje La Josefina el temporal sí fue devastador: la Escuela Rural N°43 sufrió pérdidas muy importantes.

De La Garma

Por otra parte, el diario La Nación recogió el testimonio de un tambero de De La Garma que sufrió daños en sus instalaciones. “A las nueve de la noche, cuando empezamos a ver que se volaban los comederos de las vacas y se caían los árboles, era imposible caminar, decidimos suspender el turno de ordeñe de las vacas. Evitamos lo que podría haber sido una tragedia porque al poco tiempo el viento voló la mitad de techo de la sala de espera del tambo”, contó Hernán Francois.

El productor también que indicó que la tormenta le voló un silo para alimentación de terneras y le tiró más de 20 árboles.

Las imágenes de los daños en la escuela del Paraje La Josefina

Compartí esta noticia en: