“En estos días, para los animales es más importante administrarles agua que comida”

El veterinario Emiliano Zapico, asesor externo de la Chacra Experimental Integrada Barrow, brindó un panorama del impacto que tiene en la hacienda las altas temperaturas y la falta de oferta forrajera por la falta de lluvias

Si bien en las últimas horas no se registraron tan altas temperaturas como días pasados, el clima extremo sigue siendo una cuestión para prestarle atención. En este sentido, el veterinario Emiliano Zapico, quien se desempeña en Veterinaria Don Hugo y además es asesor externo de la Chacra Experimental Integrada Barrow, conversó con La Voz del Pueblo y brindó su panorama del impacto que tiene en la hacienda.

– ¿Cuál es la situación de la hacienda después de tantos días sin lluvias importantes y la ola de calor?

– Hoy en la región hay muy poco pasto. Normalmente en esta época empiezan ya a pastorear los verdeos de verano, que son maíz y sorgo, los que sembraron medio temprano. Pero con la seca se atrasó todo y el calor los planchó.

– ¿Y eso cómo impacta en el manejo?

– Es fundamental administrar en esta época el agua. En el verano, y más con estas temperaturas, para los animales es más importante administrarles agua que comida. Cada animal aproximadamente ingiere ocho litros por kilo de materia seca que consume. Es decir, están ingiriendo entre 80 y 120 litros de agua por día. Entonces, prácticamente están más tiempo al lado de la bebida, consumiendo agua, que lo que le dedican a comer. Es clave tener agua limpia y sombra.

Emiliano Zapico se desempeña en la veterinaria Don Hugo y como asesor externo de la Chacra

– ¿Qué es lo recomendable hacer?

– Uno siempre tiene que anticiparse a una situación y tener reservas ante la falta de pasto. Puede ser rollo o suplemento de grano. No tenés otra manera. Pero, repito, pasa a ser mucho más importante tener una bebida con agua limpia y de fácil llegada para los animales a la bebida que comida. Se ven campos donde los animales caminan muchísimo hasta llegar a la bebida y llegan ya muy cansados. Y toman agua, vuelven al lote y están otra vez con sed. Así que se echan al lado de la bebida y ni van al lote, casi que ni comen. Es lo que pasa.

– ¿Qué manejo se recomienda para los feed lots?

– Es recomendable dar de comer un 30/35% de la ración a la mañana temprano y el resto a la tardecita. Porque cuando los animales empiezan a ingerir, el metabolismo hace que se les eleve la temperatura. Y si a eso le sumas que hace 35 o 40 grados, se planchan más. Al darles de comer a la tardecita ese aumento de temperatura se da con una baja de las marcas térmicas del día.

– ¿Qué consecuencias tiene esta situación en lo productivo?

– Por un lado afecta la ganancia de kilos y por otro tiene consecuencias en los servicios. Hay muchos productores que hacen servicio noviembre, diciembre y enero, y la tasa de preñez en enero es muy baja. Porque tampoco hay concepción, no se manifiestan los celos. Entonces, el clima no solamente afecta la parte productiva, sino también la reproductiva.

En el caso del engorde a corral, que ya hay muchos que están destetando, ahí es donde más ven la falta de ganancia de kilos.

– ¿Tiene impacto sanitario también?

– Si, se bajan las defensas de los animales y se empiezan a ver patologías, como neumonía por ejemplo. Les cuesta respirar y en muchos casos no llegás a tratarlos o no responden al tratamiento y se terminan muriendo. O también vienen con una neumonía curada del año pasado y esos pulmones quedan afectados, y ahora, ante una baja en las defensas, con los que primero caen.

– ¿Cuál es el consejo ante la necesidad de hacer trabajos en la manga?

– Es fundamental no hacer trabajos con la hacienda después de las 10 de la mañana y evitar que se amontonen. Yo soy de la idea de que en esta época hay que hacer lo menos posible. En casos donde no queda otra, hay que trabajar bien temprano y tratar de que no estén apretados los animales en los corrales.

– ¿El panorama de los campos en los que está la hacienda es similar en toda la región?

– Yo recorro un radio de 150 kilómetros a la redonda y es todo similar. Algunos tuvieron un poquito más de suerte y recibieron algo más de agua, y por ahí pasan el verano con un poquito más de pasto. Y otros, donde los suelos tienen la tosca cerca y les ha llovido poco, la humedad se va enseguida. Esos son los que peor la están pasando. Pero en términos generales el panorama es parecido.

Compartí esta noticia en: