¿Qué pasó con la vacunación contra la Encefalomielitis equina?

Tras el brote de noviembre, Senasa decretó la obligatoriedad de la vacunación “mientras dure la epidemia”. En Tres Arroyos y la zona fue alto el nivel de aplicación, aunque fue casi nula la registración, lo que hace imposible generar estadísticas. ¿Hay riesgo de que la invasión de mosquitos -agente transmisor del virus- provoque nuevos contagios?

Con un alto nivel de vacunación, continúan aplicándose en Tres Arroyos y la zona ahora ya en la mayoría de los casos las segundas dosis contra la Encefalomielitis equina, que tras el brote de noviembre obligó al Senasa a declarar la alerta sanitaria y la obligatoriedad de la inoculación. Lo que no se ha podido implementar hasta ahora y por distintas razones es el registro de las vacunas aplicadas.

“Se ha vacunado mucho, y ya muchos están dando las segundas dosis. El personal de campo que tiene caballos, cuando estuvo la vacuna disponible, la compró y la aplicó. Y muy bien que así lo hicieron. Ocurre que eso complicó el registro de las vacunas aplicadas”, explicó el veterinario Rodrigo Brea, presidente del Círculo de Veterinarios de Tres Arroyos.

Desde la dependencia regional del Senasa, en tanto, se informó que la resolución que marca la obligatoriedad de la vacunación seguirá vigente “hasta que dure la epidemia” y que el propietario del caballo tiene que contactarse con un veterinario acreditado para que aplique la vacuna, acto que luego se certifica.

Aunque lo cierto es que la norma, al menos hasta ahora, no pudo implementarse tal lo indica la resolución del organismo. Es decir, no hay registros de cuántos animales fueron vacunados.

Porque la venta de vacunas era libre, porque muchos dueños de caballos decidieron realizar ellos la aplicación, porque muchos veterinarios que lo hicieron no contaban con la certificación necesaria específica para esta enfermedad (se obtiene a través de un curso), a lo que hay que sumarle que ni siquiera existe el dato oficial de cuántos caballos hay en el partido.

Aves y mosquitos

La Encefalomielitis equina no se transmite de un caballo a otro ni de un equino al hombre, sino que es una enfermedad de las aves silvestres y el transmisor es el mosquito. Es decir, el insecto tiene que picar a un ave enferma y luego al caballo. Ocurre lo mismo con el hombre, y si bien hubo casos de muertes en este brote, no es algo común.

Teniendo en cuenta el rol clave que cumple el mosquito en la transmisión de esta enfermedad, generó cierta inquietud la invasión que está registrándose en Tres Arroyos y la zona. Para Brea no se presenta como una situación para preocuparse. “Nosotros estamos bastante al sur de la provincia de Buenos Aires, las aves silvestres que llegan lo hacen en forma dispersa, no es como ocurre en el norte”, indicó.

Si no hay aves enfermas, no importa la cantidad de mosquitos que haya porque no tendrán qué transmitir.

Volviendo a los registros oficiales, desde que comenzó el brote, en Tres Arroyos se denunciaron seis casos de la enfermedad. Si bien esa es la estadística certificada, se descarta que son muchísimos más los casos que se dieron y que no fueron informados.

Compartí esta noticia en: