El trigo encontró su Este

El mapa oficial de rendimiento de la campaña 2023/24 indica que el cereal tuvo una mejor performance en la franja este del país. El rinde a nivel nacional fue muy parecido al promedio de los cinco años anteriores.  Los ingenieros Pablo Abbate y Carlos Cabral Farías, del INTA Balcarce, reunieron los datos y obtuvieron la radiografía que dejó la última cosecha

Después de lo que fue la catastrófica campaña triguera 2022/23 presa de una histórica sequía, el ciclo 2023/24 mostró resultados a nivel nacional similares al promedio de las últimas cinco cosechas. Y como característica tuvo que la franja este del país ofreció los mejores rendimientos. Así se desprende del análisis realizado por los ingenieros Pablo Abbate y Carlos Cabral Farías del INTA Balcarce a partir de la publicación de los datos de rinde en todos los distritos por parte de la Dirección de Estimaciones Agrícolas de la Secretaría de Agricultura.

Para darle un mayor valor estadístico y que los datos reflejen más fehacientemente lo ocurrido durante el ciclo analizado, el rinde fue comparado con el rendimiento promedio de las cinco campañas anteriores. “Cuando vos expresas el rendimiento como diferencia o porcentaje promedio de los cinco años previos, evitas la distorsión que puede generarte el mejoramiento genético y el manejo, que son similares a la campaña que estás evaluando”, le explicó el ingeniero a La Voz del Pueblo.

Entonces, el mapa está confeccionado con las diferencias de rendimiento y no con los rindes absolutos.

“A nivel nacional, la pérdida promedio para todos los distritos fue del 2,4%, un valor muy cercano al promedio de las últimas cinco campañas y claramente menor al de la campaña 2022/23, que fue del 25%”, se indica en el trabajo que constó de la evaluación de los datos de 250 departamentos y partidos de todo el país en los que se sembró trigo.

En alza

El relevamiento explica que en 114 de los 250 distritos hubo “aumento de rendimiento igual o mayor a cero. Entre estos, 59 tuvieron un aumento menor a 20% y 55 registraron un incremento igual o mayor al 20%”.

En cuanto a los distritos con pérdida de rinde, “75 mostraron una disminución menor al 20%, mientras que 62 experimentaron una caída igual o mayor al 20%”.

Respecto de la distribución geográfica, se observa que los aumentos de rendimiento predominaron en el este, “incluyendo a parte de la provincia de Corrientes, Entre Ríos y Buenos Ai­res”. También hubo distritos favorecidos en el oeste, “abarcando departamentos/partidos más o menos aislados en las provincias de Salta, Tucumán, norte de Córdoba y San Luis, este de La Pampa y sur de Buenos Aires”, se indica.

En tanto, los ingenieros aclaran: “Estos distritos podrían haber sido favorecidos por riego o la presencia de napas, aunque la causa de sus altos rendimientos no está definitivamente determinada”.

En lo que tiene que ver con  los peores resultados, “una franja vertical en el centro del país experimentó las mayores pérdidas, con epicen­tro en el noroeste bonaerense.

Por otra parte, la provincia de Buenos Aires fue la dueña de los dos extremos. El mayor aumento de rendimiento (150%) se dio en General Lavalle -en el extremo este del centro del territorio- y el mayor índice de pérdida (-63%), producido en Carlos Casares, en el noroeste.

El rango de rendimientos de esta campaña fue de 213% (150% el máximo y -63% el mínimo), mientras que había sido de 123% (51% a -72%) el ciclo anterior, que fue notablemente más seco. “La variación suele ser menor cuando el rendimiento promedio general es más bajo”, explica Abbate.

El ingeniero, en tanto, aclara que es muy difícil averiguar las razones por las que se dan determinadas variaciones. Por ejemplo el derrumbe del rinde en Carlos Casares. “Sufrió heladas, es cierto, pero también los distritos vecinos”, indica. Como tampoco hay razones para justificar los buenos rindes en ciertas zonas del oeste del país.

En la región

Es interesante poner la lupa sobre Tres Arroyos y sus partidos vecinos. Ahí puede observarse que mientras nuestro distrito tuvo un 17% de incremento en el rendimiento respecto al promedio de los últimos cinco ciclos; en Coronel Dorrego y Coronel Pringles, los trigos ofrecieron un rinde inferior de -16% y -17% respectivamente. Mientras que Chaves y San Cayetano coincidieron en un 23% más de rinde que la media del lustro.

Y estos porcentajes están en concordancia con el registro de lluvias. De Tres Arroyos hacia el noreste los pluviómetros fueron más abastecidos que hacia el sector de Bahía Blanca.

Para ver el informe completo hacé click acá

Compartí esta noticia en: